/ enero 1, 2017

Puede decirse que el tratamiento de radiofrecuencia está de moda y más concretamente la radiofrecuencia tripolar, por las grandes beneficios que aporta y por las significativas diferencias que tiene respecto a sus predecesoras: la radiofrecuencia monopolar y la radiofrecuencia bipolar.

La tecnología Tripolar es la piedra angular para la reconstrucción y el modelado de los tejidos blandos de la cara y el cuerpo.

Es una técnica fácil de usar y extremadamente eficaz, el cuerpo y la cara obtienen resultados visibles de manera inmediata desde el primer tratamiento y con unos resultados duraderos sin necesidad de cirugía ni tiempo de inactividad.

Envejecer es inevitable y este proceso se acelera sino seguimos unas dietas adecuadas, disminuyendo de esta manera las proteínas y las fibras de colágeno de nuestro cuerpo y en nuestros músculos.

Estos dos son los que conducen a una pérdida dramática del tono muscular del cuerpo en general.

Esta tecnología proviene de Israel  y permite que la energía de radiofrecuencia penetre en las capas más profundas de la piel, sin dañar la capa exterior . De esta manera, la producción de nuevos fibroblastos se potencia y se genera nuevo colágeno que nos ayuda a mejorar el tono de la piel.

Además, en el área donde se localiza el exceso de tejido graso y que ha sido tratado con radiofrecuencia tripolar, el sistema linfático funciona mejor.

La piel se ve más firme ya que el tejido graso ha sido eliminado.

La activación del proceso lipolítico de resultados asombrosos: la piel se ve más fresca y recuperando la tonalidad gracias a la formación de nuevas fibras de colágeno.

La radiofrecuencia tripolar es una metodología que mejora la apariencia de la piel y reduce el tejido adiposo sin necesidad de hacer una liposución.

La acción de calentamiento que produce una mejora en la circulación de la sangre debido a la vasodilatación, lo que significa un mejor suministro de oxígeno necesario para el metabolismo de la grasa.

Los principales efectos biológicos de la radiofrecuencia son

– Efectos reafirmante.

– Aumento den el flujo sanguíneo, gracias a un mejor suministro de oxígeno en los capilares.

– Aumento en el suministro de oxígeno (las grasas se metabolizan más rapidamente

– Aumento de las sustancias nutritivas (aumento de la actividad celular y la síntesis de colágeno)

– Aumento de los materiales de drenaje y los desechos.

– Disminución del tejido adiposo.

Recomendaciones

– Beber mucha agua para eliminar toxinas.

– Hacer ejercicio físico, al menos 30 minutos al día o largas caminatas.

– No intentes hacer tu propia dieta, deja que sea el experto quien lo decida.

El equipo de radiofrecuencia tripolar está formado por un mango que envía el calor pero que no quema. Este mando se coloca en el área a tratar durante 20 – 30 min.

El procedimiento no necesita anestesia. El paciente siente el calor que fluye desde el interior hacía el exterior del tejido.

 Frecuencia del tratamiento de radiofrecuencia

La frecuencia de los tratamientos debe ser orientada por el profesional, siendo normalmente en caso de radiofrecuencia facial, 1 sesión semanal hasta un total de 10 sesiones aproximadamente  y luego 1 vez al mes o cada 2 meses (dependiendo del tipo de piel).

Y en la radiofrecuencia corporal, empezaríamos con 2 sesiones semanales, distanciando estás en el tiempo.

Foto de Personas creado por lyashenko