/ enero 1, 2017

Se llama bronceado al oscurecimiento de la piel que sigue a la exposición solar, por aumento y oxidación de la melanina. El bronceado constituye, fundamentalmente, una reacción de defensa contra la agresión que suponen los rayos solares sobre la piel.

Ante una exposición a la radiación solar, el bronceado se produce en 2 fases: primero se oscurece la melanina ya existente dando lugar a un inmediato y luego se estimula y acelera la síntesis de nueva melanina, proceso que lógicamente requiere de mayor tiempo por lo que da lugar a un bronceado indirecto o retardado.

En todo este proceso los rayos UV intervienen a niveles diferentes:

Los UVA son necesarios e imprescindibles para complementar el proceso de bronceado. Son los que determinan la coloración morena de los corpúsculos de melanina mediante la oxidación de la melanina clara preformada.

Los UV B poseen la propiedad de estimular fuertemente la producción de corpúsculos de melanina, pero no es atribuible a ellos la facultad de conferir la típica coloración morena pues su influencia solo llega hasta la formación de melanina clara que deberá ser oxidada para oscurecerse.

Nuestro tratamiento de bronceado lo realizamos en una cabina vertical que dispone 42 tubos de 160 W. El tiempo de exposición recomendado varía de los 5 a 14 minutos y una pauta entre sesión y sesión de 48 horas.

Durante la sesión de rayos UVA

  • Utilizar siempre las gafas de protección solar, especifica para ello.
  • Si sintiera demasiado calor o malestar de algún tipo debe interrumpir la sesión de inmediato.

Después de la sesión de rayos UVA

  • Aplicar un producto hidratante.
  • No exponerse MAS DE UNA VEZ AL DÍA O SIN QUE HAYAN PASADO 24HORAS.

Consúltanos sin compromiso, te asesoraremos en todo lo que necesites.

L